Artículos de interés, Dulces sin culpa

El nabo, te sorprenderá. Arroz con leche raw style

Ayer me apetecía comer arroz con leche, así que adapté la receta tradicional para hacer este arroz con leche al más puro estilo crudivegano. La receta incluye nabos pequeño-medianos, de los que son redonditos con un tono morado por fuera.

Los nabos tienen poco hidrato de carbono, mucha agua, y vitaminas C, B6, B3, B1 y B2. Picados tienen una textura crujiente, como arroz al dente. Generalmente se lo desprecia en cocina, porque es dulzón y sin aroma. Aunque tiene propiedades expectorantes, sedantes, digestivas y emolientes. Como risotto con shiitake está exquisito. Así que la receta de arroz con leche hecho con una base de nabos surgió de manera natural, inevitablemente. La canela y el limón le dan el aroma que le falta.

Este arroz con leche es súper especial, muy aromático, y tiene un puntito picante muy suave. Algunas veces le añado flores de lavanda, el toque floral está muy en sintonía. y sigue siendo súper especial.

A ver qué te parece.

La crema de avena en la lista de ingredientes, se puede comprar en tiendas especializadas en nutrición. O la puedes hacer tú; es muy fàcil de hacer. Mueles cuatro cucharadas soperas de granos de avena para obtener harina (puedes usar un molinillo de café o de semillas). Pones la harina en una taza y llenas la taza con agua y un pellizquito de sal marina. Mezclas bien los  ingredientes y dejas reposar en la nevera unos 15–30 minutos, para que el mucílago acabe de dar la textura gelatinosa. Puedes colar la mezcla para obtener una crema fina, o dejarla tal cual.

La avena integral tiene un muy bajo contenido en gluten y un índice glicémico también muy bajo incluso recomendable para quien padece diabetes. Si no toleras nada bien el gluten, puedes substituir los granos de avena crudos por tres cucharadas soperas de semillas de lino recién molido.

Tiempo de preparación: 10 min. Tiempo de cocción: no necesita. Listo en: 8 horas
Para 4 personas

Ingredientes

4 nabos
1 rama de canela de unos 5 cm de largo
1 c. sopera de hojas de estevia secas
1 c. pequeña de semillas de vainilla
1/2 limón, el zumo
1 c. pequeña de ralladura de limón
1 taza de  crema de avena
1 c. sopera de piñones crudos, remojados durante 2 horas y lavados (opcional)
4 cucharadas soperas de aceite de coco

Método de preparación

Moler la rama de canela junto con la estevia para obtener canela en polvo dulce y reservar.
Lavar los nabos, descartar la parte dura de la raíz y el tallo y cortar a láminas. Colocar los nabos en láminas en una picadora junto con el limón y el aceite de coco; picar hasta obtener una textura de grano. Añadir los piñones y volver a picar ligeramente. Éste será tu arroz.
Combinar el “arroz” con el resto  de ingredientes y mezclar bien con una cuchara de madera.

Servir en vasitos y reservar en la nevera durante unas 4 horas o durante la noche.
Espolvorear con canela en polvo justo antes de servir.
También lo puedes adornar con una rodaja de fruta deshidratada (naranja en la foto) y un palito de canela en rama.

¡Bon appétit!