Aderezos y salsas, Recetas
comentarios 8

Coconesa para la ensalada

Coconesa para la ensalada

¿Coconesa para la ensalada? Sí, sí, así es. Una mayonesa deliciosa con base de aceite de oliva virgen extra de 1a presión en frío y con carne de coco joven.

Esta mayonesa con coco es ideal para el verano, ¿sabes que el coco tiene un efecto refrescante y contribuye a bajar tu temperatura corporal a parte de hidratar y remineralizar? Por eso yo sólo los tomo cuando hace calorcito, para no dar trabajo extra al organismo cuando le hace falta calentarse.

En los días de más calor, abrir un coco joven y tomar el agua con el zumo de limón es uno de los mejores regalos refrescantes que le puedes hacer a tu cuerpo; una bebida deliciosa, ligera, sencilla y rápida de preparar, rica en vitaminas y minerales, muy alcalinizante y muy bajita en grasas, sólo contiene aproximadamente un 1% de grasas saludables.

La carne del coco joven que no utilices al momento la puedes reservar para consumir en otra ocasión, como hago yo con esta receta, ya que es bastante más rica en grasas que el agua de coco y ya sabemos que las grasas las necesitamos —especialmente, si son de tan buena calidad como las grasas naturales vegetales sin ningún tipo de procesamiento— aunque de manera moderada. Piensa que con una sola cucharada sopera de aceite de oliva, por ejemplo, ya tenemos todo el aporte de grasas que necesitamos durante el día. Y es normal que la carne del coco sea grasa, ya que el coco es un fruto seco, y vaya fruto seco gigante, ¿verdad? El agua que contiene en su interior es el líquido amniótico a partir del cual se alimentará la semilla para convertirse en palmera; por eso este agua es tan increíblemente nutritiva.

Aunque la carne del coco no se queda atrás. También es muy rica en vitaminas, minerales —sobre todo, manganeso, calcio, cobre, hierro, fósforo, potasio, magnesio, selenio y zinc—  y grasas omega 6 bien saludables. Es más, el coco tiene muchísimas propiedades muy interesantes, es antifúngico y antivírico, entre otras.

Pero no me extiendo más en las propiedades del coco. Otro día más… Eso sí, no me quiero olvidar de decirte que la carne del coco es rica en almidón, así que no combina muy bien con las frutas a la hora de hacer combinaciones correctas para una buena   digestión y una correcta asimilación de nutrientes. Por eso yo lo combino en ensaladas con aceite de oliva, mucha hoja verde, algas y vegetales neutros y evito añadir nada que entorpezca ni la digestión ni la asimilación de nturientes.

Te dejo ya las recetas, que son tres. A ver qué te parecen.

Ingredientes

Para la coconesa blanca
1/2 T de carne de coco joven
1/8 c de sal marina o del Himalaya
1 ajo, chafado y con la piel
1/2 T de agua filtrada o de manantial
1 limón, el zumo
3 T de aceite de oliva virgen extra de 1a presión en frío

Para la coconesa rosa
1/4 L de coconesa blanca
1/4 L de salsa deliciosa de tomate

Para la salsa deliciosa de tomate
1 T de tomates secos, remojados en agua unas 8 horas
2 dátiles medjool o dos higos, sin el hueso y troceados
1 hojita de laurel
1/2 T de agua

Método de preparación

Para la coconesa blanca
Colocar todos los ingredientes menos el aceite de oliva en una batidora de vaso y batir hasta obtener una crema muy suave sin ningún grumo.

Sin dejar de batir, añadir el aceite de oliva muy poco a poco, en un hilito, mientras bates hasta que emulsione la salsa y tenga una textura densa como la de la mayonesa.

Ya tienes tu conoceosa lista para cualquier ensaladita que te apetezca, no puede ser más fácil, ¿verdad? A mí me encantan estas recetas tan sencillas, tan nutritivas y tan resultonas. Con salsitas como éstas ya te avanzo que nadie se va a resistir a tus platos. Los puedes hacer de lo más sencillo, con mucho verde —así aprovechas para no olvidarte de incluir la tan beneficiosa verdura de hoja en tu dieta con su beneficiosa clorofila—. El secreto del éxito en la cocina sana empieza por saber preparar salsas y aliños tan sabrosos como éstos con los que acompañar platos sencillos pero llenos de nutrientes como lo puede ser una ensalada. Y con lo fácil que es prepararlos y no tener que pasar horas en la cocina cada día, los podemos guardar en la nevera durante días e incluso semanas y siempre están listos para darle ese toque especial a tus platos.

Ey, pero que aún nos quedan dos recetas más. Sigamos, sigamos…

Para la salsa deliciosa de tomate
Combinar todos los ingredientes en una batidora de vaso y batir hasta obtener una salsa bien suave.

Ya está lista esta salsa para degustar en ensaladas, para añadir a tu pasta raw o para utilizar en tus rawmburguesas, un toque muy especial.

Aunque esta salsa ya es deliciosa tal cual, vamos a hacer con ella una variante: coconesa rosa.

Para la coconesa rosa
Combinar 1/4 L de coconesa blanca y 1/4 L de salsa deliciosa de tomate en un bol y mezclar enérgicamente con una espátula hasta obtener una salsa de color rosa vibrante.

Ya tienes tus tres salsas para lo que quieras. Yo las añado en ensaladas con mucha hoja verde y algunas verduras fresquitas y troceadas. Ya sabes, las puedes guardar en botes de cristal cerrados en la nevera, te aguantan durante semanas; así tienes tus salsas listas para cualquier ocasión que se tercie, nutritivas, digestivas, supervitalizantes que te ayudarán a mantener humectada y sana la piel desde dentro y a mantener la elasticidad de los órganos vitales y los tejidos. No te olvides: grasas con moderación y sólo las mejores, vegetales y bien crudas.

¡Bon appétit!

8 comentarios

  1. jesusa dice

    Me encanta el coco, así que esta coconesa estará superdeliciosa, en cuanto tenga el coco la hago seguro,
    una duda donde adquieres los cocos jóvenes??
    Donde yo vivo, los únicos cocos que encuentro son maduros los que tienen la cáscara dura. Muchísimas gracias por compartir esta ríquisima receta, me has alegrado el día jejeje. Un besote

    • Hola, Jesusa,

      gracias a tí. Sí, ya había hecho un link a Coco Fresh en la entrada. Los encuentras online en http://shopcocofresh.com
      Son deliciosos, y el servicio es buenísimo.

      Un abrazo, bonita. Ya me contarás si los consigues y preparas tu coconesita 🙂

      ¡Muacs!
      C

  2. Mari Carmen dice

    Hola Consol, hoy mismo he hecho la coconesa y ha quedado deliciosa. La he hecho sin limón porque últimamente estaba abusando de él y me ha hecho un efecto muy astringente. He decidido dejar de tomar limón por unos días y después tomarlo con moderación. Aún sin limón estaba deliciosa. Gracias!

    • ¡Fantástico, Mari Carmen!

      Claro que sí, tenemos que aprender a conocernos y saber cómo nos sientan los alimentos que tomamos. El limón le da un toquecito, aunque también se lo da el ajo… ¡Deliciosa aunque le falte algún ingrediente! ¡Qué bien!

      ¡Gracias por compartir, bonita!
      C

  3. mari carmen rodriguez dice

    Hola Consol

    Voy a ver q tal me salen, una cosilla porfa. Pq es la primera vez que tomo recetas de tu blog y no estoy familiarizada con las abreviaturas y por otro lado me parece demasiada cantidad, por confirmar:
    T es igual a taza?
    c es igualba cucharita?
    L es igual a litro?

    Vayan las gracias por delante y espero repetir algun taller el proximo año.

    Besos. Mc

    • Sí, sí, Mari Carmen, ésas son las medidas. Y si alguna vez ves C en vez de c, quiere decir cucharada sopera (= 15 ml) y 1 T = 250 ml. 🙂
      Son medidas estándar.

      Sí, sí, es mucha cantidad. Como para un litro. Pero mira lo que explico en la entrada, que una vez preparada, la coconesa la puedes guardar durante muchos días y añades una cucharada a las ensaladas cada vez que te hagas tu ensalada y listos. Pero aquí cada uno que reduzca la cantidad a lo que necesite, faltaría más 🙂

      Pero de esta manera te ahorras un tiempito cada día, así nos descargamos de tener que cacharrear tanto en la cocina. Vamos, que a mí me encanta, pero hay otras cosas que también se tienen que hacer y los días vienen con sólo 24 horas, ¿verdad?

      ¡Un besito y suerte con esa coconesa!
      C

  4. Maite dice

    Hola primero que nada felicitarte por tu pagina y recetas, me encanta! amo la cocina y tus recetas realmente inspiran!!
    quería preguntar si se puede usar coco laminado deshidratado? Aquí en Chile es difícil encontrar coco verde…
    Gracias!!!!!

    • Hola, Maite,

      pues no es lo mismo. Es muy seco, y lo tienes que moler mucho con una batidora potente y un poco de agua para conseguir una crema a partir de la cual harías la coconesa.
      Si no encuentras coco joven, puedes utilizar manteca de coco. Igual la encuentras en algún negocio especializado y seguramente en alguna tienda online.
      Si no recuerdo mal, en Santiago hay varias tienditas bio con muchas opciones cuando visité Chile en 2009. No sé dónde estás. Pero en todas las tienditas de Santiago vi productos del coco y manteca de coco.

      Un abrazo,
      Consol

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *