Platos principales, Recetas

Pim pam pizza

Pim pam pizza

¡Hola, amores!

Cuánto tiempo sin dedicaros una pequeña publicación en el blog. Desde el 22 de junio, ¡guau! Cuando me he dado cuenta hoy he pensado que se me iba a pasar el verano sin dignarme a dejarme caer por aquí.

Debes estar pensando que estoy de súper vacaciones y con la mente en blanco pensando en las olas y las nubes. Pero nada de eso. Vaya verano, bien ocupado con un trabajo que sabes que me encanta hacer: inventar recetas saludables, sencillas y con alimentos vivos que nos llenarán de vitalidad y escribiendo muchísimo.

La verdad es que estoy súper feliz, aunque con una montaña de nuevas actividades de último momento que me han venido por sorpresa justo en período vacacional.

Entre ellas, mi libro. Sí, como ya sabes, estoy escribiendo mi libro, bueno, de hecho, ya está escrito, ¡bien! Y, ahora, estoy preparando las fotos. Sí, sí, lo escribo y también ilustro mis recetas con mis fotografías; vaya mujer orquesta que estoy hecha, ¿verdad? La verdad es que a mi editora le gusta mi estilo y mi fotografía gastronómica y me propuso que me lo pensase, que sería bonito que también las fotos las hiciese yo. Confieso que dudé un poco, y me tomé un par de días para pensarlo, una decisión importante de este tipo no se puede tomar a la ligera. Y, mira, al final decidí que sí, que también hago yo el estilismo y la fotografía. Después de todo, aunque no soy fotógrafa, soy artista visual. Así que he estado —y estoy— disfrutando con los bodegones vivos y la fotografía como niño con zapatos nuevos. Está quedando precioso, pero, bueno, eso ya me lo contaréis vosotros el año que viene, que es cuando se publicará, ¿prometido?

Y, ¿qué más? Pues he comenzado una nueva colaboración con la revista Cuerpo Mente. Este mes se publicó un artículo mío sobre panes crudos, titulado “Panes sin levadura  ni horno”. Es un extenso artículo de 8 maravillosas páginas a todo color  donde te explico los beneficios del pan vivo, su historia, las desventajas de consumir panes no vivos y 6 recetas inéditas para preparar 6 panes de Kijimuna’s Kitchen ilustradas con las preciosas fotografías de Anna Garcia Frígola. ¡Qué ilusión, ni te imaginas, ver mis panes fotografiados bajo una luz diferente, con tanta belleza y sensibilidad! La verdad es que parece un mini libro. Si te interesa la revista, la encuentras en todos los quioscos en La Península, vale sólo 3,00 euros, y 3,15 euros en Canarias. Además, hay otros artículos de interés, si no la conoces, merece la pena. Para los que vivís en Latinoamérica, en los países donde se distribuye la revista, llega dos meses más tarde. Así que, paciencia.

Y vendrán más artículos en un futuro, me encanta trabajar con el equipo de Cuerpo Mente, cuando las cosas fluyen, el trabajo es maravilloso. Así que ya estoy pensando en artículos nuevos que puedan ser de vuestro interés. Pero, mira, a parte de la larga lista de ideas que ya tengo para futuros artículos, si hay algún tema del que te interese saber más, sólo tienes que comentármelo abajo del todo de este post, y lo miramos para futuras publicaciones, ¿te parece?

Hay más noticias… Pero éstas las dejo pare el próximo post, donde anunciaré los próximos talleres que impartiré en Barcelona y que empiezan a finales de octubre. Ya sabes, si te interesa, stay tuned!

Y bien, para celebrar tanta buena noticia, te dejo hoy una receta nueva, bien sencilla y saludable, mi “Pim pam pizza”. Se prepara en un momento, y no, la base no sabe a pizza, sabe muchísimo mejor y es infinitamente más saludable. Como es una base densa, pues sabes que toca comer sólo un trocito. Con esta receta te llega para 4 personas. Si quieres comer sólo tú, dividir las cantidades es base, ¿eh?, cuidado con los frutos secos que cuestan digerir. Y para acompañar, más ensalada verde bien saludable y revitalizante.

Aunque es una receta muy vistosa, es un plato que puedes preparar en un periquete en el día a día. Por la noche es una muy buena opción para cenar, ya que las almendras son muy  proteicas y ricas en aceites saludables. Estos alimentos es ideal consumirlos en la cena, ya que son alimentos con los que nuestro organismo se ayuda en el proceso de restauración y reparación nocturno.

Aquí te dejo la receta, pero no sin antes enviarte un abrazo enorme y darte de nuevo las gracias por estar ahí y hacer que mi trabajo sea el más bello de los trabajos. Gracias, gracias, gracias de verdad, sé que juntos estamos haciendo un camino muy importante. Y ahora… pim pam…

Pim pam pizza

Para 4 personas

Ingredientes

Para la base
250 g de harina de almendra (mejor si es de almendra activada y deshidratada)
1/4 T de aceite de coco crudo, en estado líquido
2 T de brotes de col lombarda, o al gusto
1 C de hojas de orégano secas

Para la salsa de tomate
1 tomate mediano maduro
6 tomates secos, sin remojar
1 hoja de laurel grande
1/2 T de agua filtrada o de manantial
1 c de canela en polvo
1/2 c de cúrcuma en polvo

Para el relleno
1/2 taza de gírgolas
1 C de aceite de oliva virgen extra de 1ª presión en frío
8 tomatitos cherry, cortados por la mitad
8 dientes de ajo negro, pelados
1 C de alcaparras al natural
2 T de hojas variadas al gusto (lechuga morada, hoja de remolacha roja, rúcula…)

Método de preparación

En un bol, combinar los ingredientes para la masa y mezclar suavemente primero con una cuchara de madera y luego con las manos hasta obtener una masa modelable. Colocar entre dos hojas de papel de hornear y con la ayuda de un rodillo ir aplanando hasta obtener una base circular de aproximadamente 1 cm de grosor. Con cuidado, colocar en la nevera y dejar reposar alrededor de 1 hora o mientras preparas el resto de ingredientes, para que se endurezca. Para mover la base de pizza sin que se te rompa, puedes ayudarte de una base para tartas, o con un plato muy plano.

Para la salsa, combinar todos los ingedientes en una batidora de vaso y batir hasta obtener una crema suave, espesa y deliciosa. Reservar.

Para el relleno, combinar en un bol las setas troceadas al gusto con el aceite y la sal, a mi me gusta trocearlas con las manos, son muy blanditas y se trocean muy bien siguiendo los nervios del sombrero de la seta. Masajear bien estos tres ingredientes y reservar mientras se maceran como mínimo durante 30 minutos.

Una vez la base de la pizza ha endurecido y ganado firmeza, añadir la salsa de tomate y extender con una espátula. Decorar con hojas verdes tiernas por encima y acabar con el resto de ingredientes.

Cortar y servir al momento.

¡Bon appétit!

4 comentarios

  1. Paloma dice

    ¡Buenos días! Que pinta por favor…. La quiero hacer ya pero me surge una duda: las 2 tazas de brotes de lombarda se pueden reemplazar por otra cosa ¿algún otro brote quizás?
    Lo de “al gusto” se refiere a la cantidad o al tipo de brote?
    Mil gracias por tan deliciosas recetas!
    Saludos!

    • Hola, Paloma,

      claro que sí, a las dos preguntas 😀
      Al gusto quiere decir el brote que más te guste. No importa cual. Yo utilizo de lombarda o brócoli por norma, porque están cargados de antioxidantes y agentes anticancerosos.

      Un abrazo,
      Consol

  2. Querida amiga, Siempre supe que cocinar era un arte, tu reafirmas eso que dicen que todo entra por la vista, al ver tus recetas se me abre el apetito…jajaj.
    Haces que la decisión de ser crudivegano tome mas valor y fuerza, haces que la cocina sea infinita en colores. Tu blog paso a ser mi biblia¡¡¡

    Espero el libro.
    Saludos desde Patagonia Chile.
    David

    • David, muchas gracias.

      Qué tierra más bella la tuya, donde la Naturaleza parece que crece como sin o hubiera mañana. Aunque no estoy segura que aguantase el fresquito por esos lares por donde vives.

      Qué bueno que te sirva mi blog, mis recetas y mis escritos. Hay que agarrarse que con el libro vendrán curvas 😀

      Cariños desde Barcelona.

      Consol