Artículos de interés, Entrantes, Fermentos y kéfir vegetal, Recetas
comentarios 8

Rejuvelac, agua enzimática revitalizadora que rejuvenece

Rejuvelac

Ya está aquí el calor del verano, qué fantástico para nuestra salud. No sólo por los beneficiosos rayos del sol que tanto nos nutren, de los que no nos hemos de olvidar de disfrutar pero de manera sensata; sino porque de manera natural a todos nos apetece incluir más crudos, hojas, frutas jugosas en nuestra dieta y ser menos sedentarios.

La primavera, y también el verano, son un momento ideal para desentoxicar el cuerpo de los excesos, de los alimentos más densos y grasos del invierno, de los medicamentos… En cualquier dieta depurativa es importante dejar de lado los productos de origen animal y sus derivados, los excitantes (café, té, alcohol, chocolate, azúcares), el estrés, la contaminación, el sedentarismo.
Es clave que incluyas en tu dieta alimentos ricos en fibra —prebióticos que reforzarán tu salud intestinal ayudando a la eliminación—,  alimentos diuréticos —te ayudarán a la eliminación de tóxicos de manera natural— y los cítricos —ayudarán a romper y disolver la placa de toxinas depositadas en las paredes de los intestinos para poder así eliminarlas fácilmente.
Los alimentos probióticos —todos los fermentados naturales de origen vegetal— también serán un gran aliado a la hora de ayudar a repoblar la flora intestinal para una mejor absorción de nutrientes y un sistema inmune revitalizado.

Podemos preparar nuestras bebidas probióticas en casa sin ninguna dificultad. Hoy te animo a quer prepares tu propio rejuvelac, un agua probiótica y enzimática 100% vitalidad y ligeramente chispeante, con la que ayudarás a tu organismo a hacer un detox suave y natural, reforzando tu sistema inmune, y con la que podrás elaborar refrescos ideales para pasar el calor del verano mientras te nutres.

Cómo preparar tu propio rejuvelac en casa

El rejuvelac —nombre de origen francés, rejuvenecedor— es una bebida fermentada no alcohólica preparada a partir del remojo de granos germinados. También se le llama agua enzimática, debido a que las enzimas de los brotes pasan al agua fementada. Este agua es muy vitalizante y benéfica para la digestión y la salud del páncreas. Además contiene vitamina E, que favorece la salud del hígado, y probióticos, imprescindibles para repoblar y reforzar la flora intestinal.

Para preparar rejuvelac, necesitarás una taza de semillas/granos germinados y enjuagados (trigo, cebada, centeno, quínoa, mijo, trigo sarraceno, arroz y también otros germinados: fenogreo, lenteja, amaranto), un frasco de cristal limpio de unos 2 litros de capacidad y 1.5 litros de agua filtrada. Para el cultivo, coloca los brotes en el frasco y cubre con agua. Tapa el frasco con un tul o una tela de algodón y fíjala con una banda elástica. Se mantienen los granos con el agua en un rincón cálido en la cocina (20–22 °C), donde no tengas que moverlo y que no le de la luz directa. A las 48 horas ya tienes listo tu rejuvelac, el agua se habrá vuelto de un color ambarino, turbio, con espuma en la superificie y un sabor ligeramente ácido y carbonatado. Reserva el auga enzimática en un frasco de cristal que puedes guardar tapado en la nevera unos siete días, estará mejor conservado si lo guardas con el zumo de un limón. Con los germinados del primer agua enzimática, puedes preparar rejuvelac dos veces más; cada vez, deja remojar los granos la mitad de tiempo que la vez anterior. Si preparas rejuvelac en verano, cuando las temperaturas son más altas, el tiempo de cultivo del agua enzimática puede ser menor.

Agua enzimática revitalizadora

Agua fresca enzimática y revitalizadora

Tiempo de preparación: 5 min. Tiempo de cocción: no necesita. Listo en: 5 min.
Para 1,5 litros

Ingredientes

2 pepinos pequeños, con la piel
1 limón
1 manojo de hojas de menta
2 ó 3 hojas de estevia
1 chorrito de agua de mar
1 litro de rejuvelac de brotes de trigo

Método de preparación

Extraer el zumo de las hojas, verdura y fruta y verter en una jarra de cristal con el rejuvelac. Remover con una cuchara de madera y servir. Puedes guardar esta bebida en la nevera durante unas 12 horas y tomar tu agua enzimática durante el día, la vitamina E del fermento del rejuvelac actúa como un conservante natural que ayudará a conservar los nutrientes de los otros alimentos.

8 comentarios

  1. Miguel Pino G. dice

    en la naturaaleza y la sencillez esta la magia. Muchas gracias por compartir

  2. zaida dice

    Hola, no entiende bien como germinar los granos,a veces lo he intentado y me ha salido mal, me podria explicar bien como hacer el germinado para luego prepararla??, tengo problemas digestivos hace años, y creo que beber rejuvelac puede beneficiarme muchisimo, muchas gracias 🙂

    • Consol @ www.kijimunas-kitchen.net dice

      Hola, Zaida,

      cada grano es un mundo. Hay mucha bibliografía que te podría ayudar. Como el libro “Germinados”, de Mark M. Braunstein. Lo encuentras en librerías.

      Para el trigo, remoja el trigo durante ocho horas y luego enjuaga en un colador. Deja en el colador, y el colador dentro de un bol cubierto con un pano de algodón limpio, en un sitio donde no dé el sol y no haya luz directa. Enjuaga cada día unas dos veces. Empezarán a germinar a partir de los dos días.

      Saludos,

      K

  3. Sandra dice

    Hola Consol!

    Una vez hayamos sacado todo el rejuvelac posible de los germinados (48h-24h-12h), hay posibilidad de hacer algo con los brotes de trigo? Se podrían dejar crecer para obtener pasto de trigo, o ya no es posible?

    Gracias por tu fantástica sabiduría 🙂

    • Hola, Sandra,

      ¡gracias bonita por tus palabras!

      Mira, no, no crecen los brotes ya. El germinado queda deibilitado pues le faltó oxígeno y le sobró remojo.
      Hay quien se come los germinados después del rejuvelac en la ensalada. Yo no lo hago, los trituro con agua y riego las plantas con él. Es un buen vitalizante para las plantitas.

      Un abrazo,
      K

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *