Aderezos y salsas, Recetas
comentarios 10

Salsa chía y ensalada rica en omegas

Aliño de chía para tus ensaladas

Esta ensalada no tiene mucho secreto, es deliciosa, nutritiva y se prepara en un santiamén. Tiene justo los ingredientes que ves: tomate, cebolla, lechuga maravilla, cilantro o perejil picado, aguacate madurito, aceitunas negras al natural, un poquito de chile fresco (opcional) y una salsa muy nutritiva y deliciosa. Bueno, en la salsa está el secretito de la receta de hoy, por eso es precisamente la protagonista de esta entrada.

Es una salsa rica en ácidos grasos esenciales de los más saludables. Contiene los antioxidantes omega 9 del aceite de oliva y los omega 3 de las semillas de chía. Ambos aceites o ácidos grasos nos van a ir fantásticos para reforzar nuestra salud cardiovascular y el buen funcionamiento de neuronas y cerebro. Son muy antiinflamatorios, con lo que no te olvides de regar con una cucharadita de aceites saludables tu ensalada. Olvídate de lo que algunos nos han querido hacer creer, que las grasas no son saludables, nos provocan problemas cardiovasculares y nos engordan. Las grasas, si no son grasas vegetales, crudas o de primera presión en frío, entonces sí, huye de ellas. Pero las grasas vegetales de calidad, de primera presión en frió, crudas y preparadas con consciencia nos cuidan, favorecen la salud cardiovascular, del sistema nervioso, del cerebro, la de los órganos vitales, dan la salud a la piel aportando elasticidad, brillo y belleza e incluso nos ayudan con la pérdida de peso.

La ensalada de hoy ya ves que es rica en grasas saludables, todas vegetales. Dos de ellas ni siquiera están procesadas de ninguna manera y provienen de alimentos vivos: el aguacate y las semillas de chía.

La más interesante de incorporar a nuestra dieta es la semilla de chía, porque nos aporta ácidos grasos esenciales omega 3 del tipo AAL (alfa-linolénico), el único ácido graso esencial que no puede producir nuestro cuerpo, pero que sí puede transformar en los otros ácidos grasos esenciales necesarios para nuestra salud, el ácido graso AEP (eicosapentaenoico) y el ADH (docosahexanoico).

El omega 3 de la chía es una joya, a parte de lo ya mencionado, es saciante ya que es muy rico en nutrientes, ayuda al cuerpo a perder peso y no recuperarlo y a prevenir y curar de enfermedades inflamatorias y autoinmunes graves.

Esta semillita poderosa es muy rica en proteínas completas —nuestro cuerpo puede aprovecharlas exactamente como están en la semilla, sin tener que procesarlas—, así que es excelente para nutrir nuestros huesos, músculos, cartílagos, piel y sangre.

También son muy fáciles de digerir y son ricas en minerales: calcio, hierro, magnesio, zinc, selenio, cobre, manganeso. Y ricas en provitamina A, vitamina C, E y vitaminas B3 (niacina) y B9 (folato).

Para los que no pueden consumir gluten, esta semillita no contiene gluten y además es un alimento antialérgico, a diferencia de otras semillas ricas en omega 3 como el lino.

Es un alimento muy energético, lo puedes incluir en tu dieta para cuando hagas deporte. La manera más sencilla de tomarlo es remojándolo en agua durante la noche o durante 8 horas mínimo (1 cucharada sopera por 1/2 taza de agua) y preparar un gel de chía que puedes tomar tal cual. Así es, un gel. La chía es una semilla mucilaginosa, está envuelta por una membrana hidrófila que se hincha de agua al remojarla, cosa que la hace muy hidratante si la tomamos previamente remojada como mínimo unos 15 minutos, mucho mejor si puedes remojarla 8 horas o durante la noche.

La chía es muy insípida, casi no tiene sabor, así que si tienes prisas pero no te quieres privar de sus beneficios, una cucharada de gel de chía al día te hidratará y te cargará de una energía insospechada.

La mejor manera de consumir esta semilla es moliéndola o batiéndola si es que se ha remojado previamente, para poder extraer mejor sus beneficios.

Las semillas oleaginosas combinan mucho mejor —son más digestivas y se aprovechan mejor sus nutrientes— al combinarlas con alimentos neutros como las hojas, verduras y hortalizas o con otras semillas. Encontrarás online muchas recetas con chía, azúcares y frutas, aunque esta combinación no es la mejor idea, ya que la chía enlentece la digestión; esto hace que la fruta fermente provocando hinchazón, gases, fermentación y enranciamiento de los aceites en nuestro intestino. Eso es lo primero que tenemos que evitar con los aceites, que se enrancien, ya que los aceites rancios son unos de los agentes más oxidativos y envejecedores celulares que existen. Y nosotros no queremos más oxidantes en nuestra dieta, ¿verdad? No, no, nosotros, si es posible, forever young… Así que, sobre todo si tienes problemas de salud intestinal, la chía mejor con la ensalada para mantener sus propiedades lo más intactas posibles. Si la tienes que moler, que sea al instante, también para evitar su oxidación, muy rápida cuando están molidas y casi inexistente cuando son semillas enteras.

Para incorporar la chía a tus ensaladas de manera simple y bien rica, puedes preparar alguna salsa que añada textura y sabor. Como la que te dejo a continuación.

Salsa chía

Ingredientes

1 C de semillas de mostaza, remojada durante la noche y enjuagada
2 C de semillas de chía, recién molida
1/8 c de sal marina o del Himalaya
2 ajos, chafados y con la piel
1/2 T de agua filtrada o de manantial
1 limón, el zumo
2 T de aceite de oliva virgen extra de 1a presión en frío

Método de preparación

Colocar todos los ingredientes menos el aceite de oliva en una batidora de vaso y batir hasta obtener una crema suave y viscosa sin ningún grumo.

Sin dejar de batir, añadir el aceite de oliva muy poco a poco, en un hilito, mientras bates hasta que emulsione la salsa y tenga una textura densa como la de la mayonesa.

¡Ya está! Súper fácil, ¿no? No hay nada mejor que preparar salsas y aliños que podemos guardar en la nevera durante unos días, en un recipiente de cristal con tapa aguantan my bien unos días.

Los podemos usar sobre nuestras enasaladas, una buena ensalada sencilla y con mucha hoja verde es la mejor adición a tu menú que se te pueda ocurrir. Recuerda que tienes semillas tan interesantes como la chía que puedes remojar y añadir o preparar así de sencillo en una salsa para obtener una buena dosis de omega 3 diaria con minerales, vitaminas y los aminoácidos esenciales que necesitamos (las proteínas que nuestro organismo no puede producir). Si además espolvoreas con unas semillitas de cáñamo pelado, aumentas el aporte de este mismo tipo de nutriente.

Que nadie diga que comer rico, verde y saludable es complicado. El nivel de complicación lo añade cada cual.

¡Bon appétit!

10 comentarios

  1. lizi dice

    hola como estas? te felicito x tu pagina, hermoso emprendimiento ..
    me entusiasmo’ ver q en la salsa uno de los ingredientes es semillas de mostaza. justamente compre’ semillitas y no se’ como usarlas, voy a probar a ver si mi batidora de mano las muele, me encantaria preparar esta salsa! Podrias dedicarle alguna explicacion mas a estas semillitas? como las usas tu en tu cocina?
    muchisimas gracias x compartir tanta creatividad para mejorar ntra salud!!! abrazo. Lizi

    • Hola, Lizi,

      gracias a tí!
      Sí, la mostaza es muy rica. Yo las estaba añorando últimamente, así que le voy a dedicar alguna publicación en este blog bien pronto.
      También puedes germinarlas y añadir en la ensalada. Es como más propiedades tienen.

      ¡Un abrazado y encantada de tenerte por aquí!
      Consol

      • lizi dice

        ah que’ bueno! entonces seran las proximas semillas q pondre’ a germinar!!
        gracias x responderme, y espero tu publicacin sobre las semillitas de mostaza!
        saluditos

        • ¿Sí? Pues genial. Las semillas germinadas, y mejor aún, en brotes, son muuuucho más nutritivas y digestivas.
          Ya verás, las añades a la enasalada con un poco de aceite de oliva y no hay mejor acompañamiento para tus hojas o tus verduras.

          Un abrazo,
          Consol

  2. AIDA dice

    TE AMO… ME ENTUSIASME CON TU BLOG PARA CAMBIAR MIS HABITOS ALIMENTICIOS Y POR ENDE MI VIDA. TENGO EL COLESTEROL Y LOS TRIGLICERIDOS ALTOS Y ESO ME ASUSTA MUCHO. TENGO UNA AMIGUITA QUE SUFRIO UN ACV HACE DOS SEMANAS Y ESO ME TRAUMO. CON TUS RECETAS VEO QUE NO ES TAN TERRIBLE CAMBIAR LOS HABITOS ALIMENTICIOS. GRACIAS.

  3. Anna dice

    Cuando dices semillas de chía recién molidas, antes las hidratas también?
    Me encantan tus ideas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *