Dulces sin culpa, Leches y natas vegetales. Zumos y batidos, Recetas

Si la vida te da calabazas…

Cómo está lloviendo hoy, madre mía, el otoño ha llegado con esta lluvia refrescante y torrencial que no te deja ni salir a la calle. Bueno, a mí me va a ir muy bien (y a nuestras amigas las plantas también, por supuesto), porque así no me distraigo hoy y me puedo centrar en acabar unas cuantas cositas que tengo pendientes; como algunas recetas.

Y, sí, por fin, por fin, aprovecho y subo esta receta que tantos me habéis pedido. Aunque no me extraña que la queráis, estos pastelitos no sólo están deliciosos, sino que se ven espectaculares, ¿verdad? Cada vez estoy más convencida que cuánto más sencillas son las recetas, y más saludables, más bellas se ven, ¿no te parece?. Y ésta, te aseguro que te va a sorprender.

Son unos pastelitos muy saludables, nada calóricos, y sin grasas añadidas. Tienen aproximadamente las mismas calorías que dos plátanos medianos, un poco menos, o las mismas calorías que dos manzanas grandes. Pero no nos tendríamos que preocupar tanto por las calorías; el problema está en que sólo nos preocupan las calorías, cuando lo que realmente nos tiene que importar son otras cosas, como no comer grasas en exceso, o como no incluir en nuestra dieta suficientes nutrientes imprescindibles para nuestra salud, o como practicar ejercicio a diario para quemar esas calorías y fortalecer nuestro cuerpo.  Este postre que  publico hoy aquí tiene aproximadamente 0,3 gr de grasas, y son grasas que ya vienen incorporadas a la fruta, no hay que añadir ni frutos secos, ni semillas, ni aceites. ¡Nada! ¿Sabes cuánto debe ser 0,3 gr de grasas para todos los ingredientes que necesitamos para hacer estos pastelitos? Ínfima cantidad, la verdad. ¿Sabes que en 100 gr de espinacas hay más del doble de grasas que en éste postre? Sí, sí, sorprendente pero es así. Aunque ahora no dejes de comer espinacas, ¿eh? Las grasas también las necesitamos, pero en muy poquita proporción. Con las que hay en frutas, verduras, hojas y demás vegetales frescos ya tenemos suficiente. La Naturaleza es sabia y nos dio los alimentos tal y como los necesitamos. A veces, nosotros alteramos esa sabiduría por darnos un placer. Bueno, darse un placer no está nada mal, pero mejor que esos placeres queden relegados a contadas excepciones, ¿no?

Volviendo a los pastelitos, están preparados con la pulpa sobrante de hacer zumo de calabaza. Sí, sí, encima, con esta receta, se reaprovechan los sobrantes. Lo ideal es que hagas los pastelitos el mismo día que preparas el zumo de calabaza, así no se oxida la pulpa sin necesidad. Yo, cuando hago recetas reutilizando la pulpa después de hacer zumos, añado de nuevo un poquito de zumo a la pulpa, para que tenga más sabor, quede menos seca, tenga más nutrientes y que, al final, sea un preparado más completo que lo que sería sin nada de su propio zumo. Es muy buena idea, ya verás cuando lo pruebes, sobre todo si ya has hecho alguna receta en la que se reutiliza la pulpa de fruta y/o de otros vegetales, la diferencia es abismal.

Y, mira, como estamos hablando de zumos, también voy a compartir contigo la receta del zumo que preparé antes de hacer este postre maravilloso y de temporada al que he bautizado como “Morenitos de calabaza”.

Ya sabes que a mí me encantan los zumos y los batidos. Junto con las ensaladas gigantes, la fruta y la verdura, son la base de mi alimentación. Me mantienen activa, nutrida y cargada de energía durante todo el día y con una positividad excepcional que no recuerdo haber disfrutado antes en toda mi vida. Señal que es la alimentación que mi cuerpo pide, y la alimentación que no me cansaré de recomendar a cualquiera: sana, natural, ecológica, sostenible, consciente y ética.

Las semillas de la calabaza no las hemos utilizado en ninguna de estas dos recetas, pero no las tires. Ponlas a remojar y al día siguiente de preparar este postre, te puedes hacer una leche de calabaza como ninguna otra leche que hayas podido probar. Aquí tienes una receta para prepararla, es una entrada antigua, pero sigue siendo espectacular… más y más cada año. Aquí encuentras la receta para una deliciosa leche dorada de semilas de calabaza.

Leche dorada de calabaza con nata de sésamo

Pero te dejo ya con las recetas, aquí vienen las dos. Y, ya sabes, si la vida te da calabazas, hazte un par de morenitos…

Pumpkin juice

Zumo de otoño

Tiempo de preparación: 5 min. Tiempo de cocción: no necesita. Listo en: 5 min.

Ingredientes

1 calabaza de cacahuete mediana, pelada y troceada, sin las semillas
1 manzana golden, lavada y troceada, con todo menos el rabito
1 pizca de canela en polvo

Método de preparación

Licuar la manzana y la calabaza en una extractora de zumos lenta y consumir al instante. Antes de beber, espolvorear con un poquito de canela en polvo.

Si vas a preparar el Morenito de calabaza, entonces reserva como medio vaso del zumo obtenido.

Morenitos de calabaza

Morenito de calabaza

Tiempo de preparación: 5 min. Tiempo de cocción: no necesita. Listo en: 5 min.
Para 2 morenitos

Ingredientes

Para las masitas
la pulpa sobrante de preparar el zumo de otoño
1/2 taza de zumo de calabaza y manzana
1 taza de algarroba en polvo cruda
2 c. soperas de azúcar de coco (opcional)
2 c. pequeñas de canela en polvo

Para el topping
2 c. soperas de sirope de arce
2 c. soperas de algarroba en polvo cruda
1 c. pequeña de tamari

Método de preparación

Mezclar todos los ingredientes para los pastelitos pero sólo con una cucharada pequeña de canela en polvo en un bol de cristal y amasar muy bien, sobre todo poniendo especial atención a que no quede ningún grumo de algarroba. Dividir la masa en dos y dar forma de pastelitos ayudándote de un aro de emplatar ya sobre el plato final. Yo lo he utilizado cuadrado, pero eso es lo de menos, utiliza el aro que tengas o el que más te guste. Con la otra cucharada de canela en polvo, espolvorearemos los pastelitos.

Ya están listos pastelitos, pero si eres perfeccionista como yo, ¡ha!, le podemos añadir un topping celestial. Sólo tienes que mezclar los ingredientes para el topping en una batidora de vaso, o batir bien con el batidor de varillas en un bol, y decorar por encima de los pastelitos.

¡Fin de la receta! ¿Te ha gustado? Espero que sí, yo ya he repetido varias veces. Ahora te toca a tí.

¡Bon appétit!

14 comentarios

  1. Montserrat dice

    Hola,Consol!
    Sencillamente espectacular.
    ¡gracias!

    • Montserrat,

      ¡Síííííííííííííí! ¡Son lo más!
      ¡Qué bueno que coincidamos!

      ¡Gracias a tí, bonita!

      Besos,

      K

  2. rous dice

    Holaaa…acabo de hacerlos, llevaba toda la semana esperando este momento.
    Esta mañana me tomé el zumito, tengo las semillas en agua hasta mañana, y ahora me acabo de zampar uno de los pasteles…¡pero qué delicia! y qué presentación…qué resultones son…
    Desde luego, son contundentes, estoy llenísima, me hice una ensalada de coles cruda y después esto…y menos mal que tengo una tarde activa. Pero es que no podía dejar de comerlo, jajajajj…
    Muchas gracias y que sepas que te sigo fervientemente desde hace un par de semanas, que estoy descubriendo este mundo.
    Besos!
    Rous.

    • Jajaja, Rous,

      sí, son contundentes, pero la col también lo es.
      Aunque ambos alimentos son de temporada, algo querrá decirnos el otoño con sus frutos.

      Fantástico que te haya gustado, y, sí, son muy resultones…

      Un beso, guapa, y muchas gracias por tus palabra. Vamos allá, raw power!

      Muacs!

      K

  3. klaudia dice

    hola consol!
    para el colesterol alto es mejor la calabaza en zumo? o en batido con agua y la fibra??

    • Hola, Claudia,

      pues para el colesterol alto no es tan importante lo que comes como lo que dejas de comer. Lo primero, eliminar todas esas grasas no saludables, que podríamos resumir como las grasas sometidas a alta temperatura (de todo tipo), grasas trans y de origen animal, los lácteos, los refinados, etc.

      Más que la calabaza, para el colesterol lo más saludable es alimentarse de frutas y hojas verdes y tiernas y hacer ejercicio de moderado a intenso a diario. La calabaza, como otros vegetales, contiene algo de almidón, así que mejor consumirla de manera muy puntual (en dieta cruda) o cocinada (en dieta no cruda).

      Yo baso mi dieta en frutas y hojas, prácticamente, y verduras y vegetales no almidonáceos o poco almidonáceos. El resto son recetas puntuales y para ocasiones especiales, más para un disfrute saludable que para mantener la salud y la alimentación a diario.

      Espero que te resuene lo que digo, y suerte con ese colesterol 🙂

      ¡Besitos!
      K

  4. klaudia dice

    gracias por ser tan linda consol. lo del colesterol no era por mi sino por mi padre….pero ahora que hablas de almidon me he puesto a leer y auxiliooooo!!! yo desde el verano vengo consumiendo casi que a diario zumos con remolacha y zanahoria o remolacha y manzana y con la pulpa me hago un cake una vez por semana…dios!!! que hago?? estoy haciendo muy mal verdad?, estoy poniendo en peligro mi salud, ? mi higado???

    • ¡Jaja! Gracias por lo de linda.

      No, mujer, no. No te preocupes. Seguro que no tomas sólo eso, ¿verdad? Las zanahorias, las remolachas, las podemos comer tranquilas. Tienen almidón, pero poquito. Las remolachas tienen un poquito más. Pero otros vegetales como la calabaza, bueno, si los tomamos tan a menudo y en crudo, pues no es muy saludable.

      Los alimentos con más almidón si forman parte de nuestra dieta tiene que ser en cantidades pequeñas. Está perfecto que comas cada día alguna zanahoria, la remolacha, pues igual no cada día, o en poca cantidad. Y el resto de alimentos más alimidonosos si los comes crudos, pues muy poquito y en ocasiones puntuales (o nunca) o bien cocinados a baja temperatura (vapor) o como germinados o mejor aún como brotes (si son semillas almidonosas). La cocción y la germinación convierten el almidón en azúcar, y sobre todo, la cocción la usaremos para los vegetales más almidonoso, como las patatas, boniatos, cereales… Éstos, nunca crudos y en poca cantidad.

      Ya sabes, frutitas y hojitas son la base de la alimentación. Y el resto, en menor cantidad.

      ¡Un abrazo, guapa! Y a ver si mejora tu papá.
      ¡Muacs!
      K

  5. klaudia dice

    gracias consol por tu tiempo y experiencia que compartes sin interes, ojala alguna vez pueda conocerte en persona por que deverdad que eres bella. solo que no vivo en españa. yo estoy empezando en todo este cuento de la alimentacion cruda y hay tanta informacion, tantos libros, tanta historia que leer, que uno no sabe por donde empezar, tambien como en todo uno aprende con el famosisimo metodo “prueba y error”. y gracias a gente como tu que son una lucesita en el camino seguimos en el intento …. Bueno mi pregunta es la siguiente: Dado que la funcion de la fibra es controlar la absorcion del azucar en la sangre GRADUALMENTE , si nos bebemos un zumo que va sin fibra. le mandamos toda la cantidad de azucar directamente a la sangre sin filtro que regule su absorcion y no es perjudicial a largo plazo?. pues yo estoy empezando en todo este cuento y me bebo un zumo en ayunas todos los dias. no lo estoy haciendo bien??, las mezclas son manzana – zanahoria – apio o remolacha – manzana – apio o zanahoria remolacha..y si no hay fibra que otros beneficios estariamos adquiriendo?

    • Hola, Klaudia,

      gracias a tí, bonita, por tus palabaras que sí que son bellas.

      Sí, tienes razón con lo que dices, en los zumo se elimina la fibra y van directos a sangre. Tardan 15 minutos en ser digeridos. Lo ideal es no utilizar alimentos con mucho azúcar de por sí, como la naranja de zumos, la zanahoria, la remolacha… Los zumos verdes son mucho mejores en ese sentido. Prueba a hacer un zumito “salado”, a ver qué te parece. Tienen menos azúcar. Apio y limón, apio y manzana ácida.

      La idea de tomar zumos recién exprimidos es porque tienen un mayor aporte vitamínico y nutricio en general, ya que se incluye mucha más cantidad de alimento para conseguir un vaso de zumo; y porque deja descansar al sistema digestivo, con lo que tu organismo se puede dedicar a otras tareas de “mantenimiento” que no sean hacer la digestión.

      Si quieres continuar con tus zumitos, pero no quieres que el azúcar vaya directísimo a sangre, entonces incluye parte de la pulpa de tus zumos, no toda, para que tu sistema digestivo tenga que trabajar y separar la fibra de los líquidos.

      Otra solución sería añadir una cucharada sopera de semillas de lino recién molida a tu zumo, así añades fibra, omega 3 y minerales a tu zumo y además paras la rapidez con la que el azúcar de frutas y vegetales llega a tu sangre. También puedes añadir una cucharada sopera de almendras recién molidas, tendrá propiedades y efectos muy similares pero sin el omega 3.

      ¡Un abrazo, bonita!

      K

      • klaudia dice

        me gusta la idea del lino pero entonces si muelo las semillas no las puedo activar no importa??? siguen teniendo todas sus propiedades? lo mismo con las almendras. eres un amor

        • ¡Qué cosas más lindas me dices! Tú sí que tienes que ser un amor.

          Sí, tienes parte de razón. Las semillas, mejor activarlas para eliminar los inhibidores de enzimas, aumentar su valor nutritivo y hacerlas más digestivas. Puedes probar con las almendras, las remojas unas ocho horas antes de usarlas, y las lavas bien.

          Pero no hace falta con las semillas mucilaginosas, lino, chía, entre otras, con respecto a eliminar inhibidores de enzimas, aunque sí aumentan su valor nutricional al empezar el proceso de crecimiento de la plantita.

          Si remojas el lino y luego lo quieres moler, necesitarías una batidora súper potente, se pone muy “pegajoso”. Y no haría falta para conseguir que no vayan los azúcares directos a sangre y aprovechar el omega 3.

          El lino es muy importante molerlo, porque sino no aprovechas sus propiedades. Si no lo mueles, sólo te serviría para ayudar en el tránsito intestinal y saldrían las semillitas como han entrado: enteritas y vivas; y si estuviésemos en la Naturaleza, aún después de haber pasado por todo nuestro tracto digestivo, crecerían felices y, es más, con abono extra. 🙂

          ¡Qué buen diseño el de la Naturaleza!

          Un abrazo, hermosa.

          K

  6. MayaLaAbeja dice

    Acabo de hacerla, todavía sin emplatar. Pero la masa me ha quedado menos espesa de lo que esperaba o es necesario/conveniente que la meta un rato en el congelador?

    Me podrías decir qué tipo de textura tiene, si es jugosa, seca, dura, blanda…etc? (para saber si lo hice bien, por favor). Gracias.

    • Hola, MayaLaAbeja,

      pues tiene una textura de bizcochito húmedo, tipo magdalena, pero no tan aireado, claro. Si la textura necesita espesor, añade más ingredientes secos. Ningún ingrediente es igual, las calabazas pueden ser más o menos jugosas. Hay que ir corrigiendo.

      Un abrazo,
      K