Dulces sin culpa, Recetas
Deja un comentario

Tarta frutariana con sólo tres frutas

Tarta frutariana de higos y cerezas

¿Sólo tres frutas para hacer un tarta? Sí, sí, sí.

Esta tarta es una delicia y muy sencila de preparar. Con sólo tres ingredientes o tres frutos, mejor dicho, que probablemente tengas de manera habitual en casa cuando es temporada: higos, cerezas y coco; bueno, del coco, sólo el aceite en crudo. Va a ser el elemento que nos va a ayudar a crear la textura de la suave crema del relleno.

Son frutas dulces las que se combinan en esta receta, pero si eres de los que le gustan los contrapuntos, también te propongo una pequeña variación opcional para que elabores la base con ese contrapunto sin complicarte ni alterar ninguna de las bondades de la receta. Eso sí, ya estaremos usando algún ingrediente más. Yo te invito a que la pruebes sin el contrapunto, de hecho, cuanto menos ingredientes añadimos a nuestras recetas menos nos va a costar digerirlos y absorber sus nutrientes.

Esta tarta es bastante calórica ideal para recobrar energía después de hacer ejercicio intenso, rica en carbohidratos, proteínas, vitaminas, minerales para nutrir músculos y huesos, y grasas y azúcares naturales y saludables.

A parte, es una delicia, y su presentación es bellísima. Es que la fruta sola de por sí ya es bella. ¿No te parece?

Tarta frutariana de higos y cerezas

Tarta frutariana de higos y cerezas

Tiempo de preparación: 10 min Tiempo de cocción: no necesita Listo en: 2 horas

Ingredientes

Para la base
500 gr de higos secos
1/2 c. pequeña de semilla de anís, recién molida (opcional)
2 estrellas de anís, recién molidas (opcional)
1/2 c. pequeña de canela, recién molida (opcional)
1/4 c. pequeña de clavos de olor, recién molidos (opcional)
1 c. pequeña de ralladura de naranja (opcional)
1 pellizquito de sal

Para el relleno
6 higos frescos grandes, bien maduros
2 tazas de cerezas, deshuesadas
4 c. soperas de aceite de coco, derretido
1/2 taza de cerezas con el hueso, para decorar

Método de preparación

Corta el rabito de los higos secos, descarta y trocea los higos. Con sólo los higos secos, sin nada de frutos secos, vamos a darle forma a la base de la tarta. Para ello necesitarás una base desmoldable para tartas de unos 24 cm de diámetro. Recorta un círculo de papel de hornear del tamaño de la base del molde y coloca en el molde. Ahora, coloca pequeñas porciones de los higos troceados sobre el molde y presiona suavemente con los dedos para crear una masa de aproximadamente 1 cm de grosor sólo de carne de higos secos (o de higos secos con especias y ralladura de naranja, etc., si has escogido añadir los ingredientes opcionales para dar un contrapunto). Añade los higos troceados, presionando con las yemas de los dedos y dando forma hasta tener la base cubierta y bien homogénea. Reserva.

Ahora prepararemos el relleno.

Lamina tres higos frescos a lo largo, cortándolos en láminas de unos 5 mm de grosor. Cubre con estos higos laminados la base de la tarta.

En una batidora de vaso, coloca las cerezas deshuesadas y el aciete de coco. Bate hasta obtener una crema homogénea y muy fina. Cubre la base junto con la primera capa de higos frescos con esta crema.

Lamina los otros tres higos frescos y decora la parte superior de la tarta con una capa de láminas de higos frescos y las cerezas restantes, éstas tienen hueso. Reserva en la nevera durante unas dos horas antes de servir para que el relleno solidifique los suficiente. Si tienes prisa, coloca la tarta en el congelador durante unos treinta minutos, et voilà! La mejor tarta dulce que podrás preparar en cuestión de minutos.

Deliciosa, deliciosa, deliciosa. Y sorprendente por su facilidad. Nadie pensará que es cruda, ni siquiera van a tener tiempo de fijarse, deleitados con este manjar de manjares.
Esta receta merece una ovación, ¡ha!, ¿no te parece?

¡Ahora te toca a tí! ¡Manos a la obra!

¡Bon appétit!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *