Artículos de interés
comentarios 2

¿Te vienes conmigo de viaje?

Zumo recién exprimido en Borough Market.

Hoy os cuento mi último viaje a Londres, con muchos detalles de nuevos e interesantes lugares donde comer healthy que descubrí. ¿Qué me decís? ¿Os venís comigo de viaje?

Viví en Londres casi cinco años de mi vida. Nada más llegar a esta ciudad cosmopolita, hiperproductiva y súper creativa, llena de personas con los sueños y proyectos más diversos, me enamoré de ella. Aterricé con la idea de pasar sólo seis meses, iba a realizar un proyecto durante ese tiempo, que al final se convirtió en cinco años maravillosos de mi vida durante los que conocí a personas hoy muy queridas que llevo cada día muy cerca de mi corazón.

Desde que regresé “a casa” tras esos casi cinco años, he ido volviendo a The Big Smoke, mi “otra casa”, intermitentemente para observar cómo van cambiando, a ritmo trepidante, su paisaje urbano y sus costumbres. Uno de esos cambios más gratificantes e inesperados ha sido en el ámbito de la alimentaicón, tanto en los menús ofrecidos por los innumerables locales dedicados a la restauración como en los mercados y supermercados. Cambios hacia una alimentación más consciente que hace unos años me hubiesen parecido impensables son hoy día una realidad.

Nada mejor que romper el ayuno con white berries orgánicas. Éstas las compré en una de las tiendas de producto orgánico más completas de Londres, en el barrio de Shoreditch, As Nature Intended. Deliciosas, refrescantes, hidratantes, con un toque ácido y muy poco dulces; pero una delicia seguro.

Nada mejor que romper el ayuno con white berries orgánicas después de unas horas paseando. Éstas las compré en una de las tiendas de producto orgánico más completas de Londres, en el barrio de Shoreditch, As Nature Intended. Refrescantes, hidratantes, con un suave toque ácido y muy poco dulces; una delicia para la media mañana.

Este verano, una vez más, aproveché para hacer uno de mis viajes relámpago, y es esto lo que quiero compartir con vosotros hoy en esta entrada. En mi visita no pude dejar de quedarme maravillada al comprobar la oferta veggie y healthy de múltiples locales, incluso los platos más tradicionales tienen hoy su versión vegetal, desde los mercados antiguos hasta los supermercados de las zonas residenciales pasando por bares, restaurantes e incluso pubs sin mencionar las nuevas súper tiendas de productos orgánicos.

Por lo que pueda acontecer, no es mala idea ser precavido y llevar encima alguna barrita especial. Ésta de moringa no está mal, a mi no me gusta el sabor de la moringa, pero reconozco que se integra muy bien con el resto de ingredientes.

Por lo que pueda acontecer, no es mala idea ser precavido y llevar encima alguna barrita especial —energética y proteica en mi caso— o alguna fruta. Ésta de moringa no está mal. A mí no me gusta el sabor de la moringa —a pesar de todos sus beneficios—, fue un poco arriesgado comprarla, pero reconozco que se integra muy bien con el resto de ingredientes.

No, todavía no están todos los que son, pero espero que sí estén todos pronto —me sorprendió muchísimo la ausencia de consciencia en el menú del restaurante de las Tate Gallery—. Sin duda, me reafirmo en lo que he dicho otras veces, la revolución compasiva, consciente y healthy ha venido para quedarse.

El primer shock fues esta barrita energética raw tipo brownie que, junto con otras también raw, vendían en el café de la estación al lado de mi antiguo hogar.

El primer “shock” fue esta barrita energética raw tipo brownie que, junto con otros dulces también raw y productos de bollería menos recomendables, vendían en el café de la estación de tren al lado de mi antiguo hogar. Un café sin pretensiones, aunque coqueto en una preciosa estación victoriana, con opciones saludables… Ojalá fuese así en todas partes.

Muchos critican la cocina inglesa porque la desconocen, desconocen su sentido, el tipo de preparaciones y hasta sus verdaderos platos, “la cocina de grandma“, que nada tiene que ver con el junk food que se suele servir en los pubs —los típicos fish and chips, frituras diversas, los desayunos tradicionales ingleses más delirantes cargados de grasas saturadas enranciadas por la cocción a altas temperaturas, los refinados y los azúcares y aromas añadidos (sólo hay que leer los ingredientes en las latas de baked beans, que no pueden faltar en el típico English Breakfast, el tradicional y ahora también la versión vegana) —.

Aromáticas y setas en Borough Market

Hierbas aromáticas y setas en Borough Market, como en casa…

La verdad es que la auténtica cocina British no es una cocina fácil y rápida, con todos sus caldos, sopas, cremas, ahumados, panes caseros, pies, tartas y horneados que piden horas y horas de cocción y bastante preparación; largas horas durante las que, antaño, los fuegos de las cocinas calentaban poco a poco los hogares durante el frío invierno. Para los no locales ésta es una cocina muy desconocida, y raramente encontraremos un restaurante de proper British food, como los verás anunciados si es que tienes la suerte de toparte con uno.

Para los que tienen una dieta más flexible que la mía, estamos de suerte, en el stand de Pie Minister (me encanta el nombre) tienen versiones vegetarianas de los clásicos pies, servidos con potato mash y mushy peas y gravy al gusto (puré de patatas, guisantes chafados, y salsita al gusto).

Para los que tienen una dieta más flexible que la mía, estamos de suerte, en el stand de Pie Minister (me encanta el nombre) tienen versiones vegetarianas de los clásicos English pies, servidos con potato mash,  mushy peas y gravy al gusto (puré de patatas, guisantes chafados y salsita al gusto).

Si quieres tener una impresión de algunas preparaciones tradicionales, en Borough Market, un antiguo mercado medieval recuperado hace unos años atrás y ubicado muy cerquita del London Bridge, puedes degustar algunas recetas autóctonas auténticas preparadas de manera artesana con los mejores productos de las islas. Y aunque estas recetas incluyen productos animales, hoy día encuentras también versiones vegetarianas y veganas; al final, tampoco es tan difícil veganizar un plato de este tipo, ya que los acompañamientos favoritos ingleses son los guisantes, las patatas y adoran las espinacas, las setas, los puerros, los boniatos… Aunque estos platos no estén hechos para mí, me parece extraordinario que se puedan encontrar cada vez más versiones compasivas y, a veces, hasta casi saludables.

Freshly organic made juices en Borough Market.

Zumos orgánicos recién exprimdos en Borough Market. Oh, wow!

Freshly organic made juices en Borough Market.

Hierba de trigo orgánica para shots o para complementar el zumo al gusto, más fresca imposible.

Lo que más me fascinó esta vez en Borough Market fue no sólo la oferta veggie de cocinas del mundo, sino el nuevo stand de zumos orgánicos preparados al instante, todos very living. ¡Qué bien! No hay nada que me choque más que la moda del zumo verde envasado por todas partes, algunos tienen durabilidad de hasta 7 días o más, incluso los comercializan con ese típico color apagado verde botella de planta desfallecida, los líquidos separados, ¡uf!… señal de que están ya completamente oxidados y añejos; al final es lo mismo que beber agua (o peor, porque el agua no está oxidada…) pero a precio de oro. Pero mira, tenemos suerte, no todos son igual de cómodos al ofrecer los zumos cold–pressed, como los llaman ahora.

Zumo recién exprimido en Borough Market.

Shot de hierba de trigo recién exprimida en Borough Market. Donde esté un wheatgrass shot que se quite la cafeína en cualquier forma.

En Borough Market no sólo preparan zumos frescos al instante, sino que los hacen orgánicos, cold-pressed, of course, e incluso de hierba de trigo (wheatgrass) fresco para los shots o para añadir a los zumos al gusto.

En los pubs populares, igual que en los otros locales, el agua es cortesía de la casa; a veces viene infusionada con limón o con pepino. En las cartas se espcifica el aporte calórico de cada "junk dish", sea vegetal o no... Algo es algo.

En los pubs populares, igual que en los otros locales, el agua es cortesía de la casa; a veces viene infusionada con limón o con pepino. En las cartas se esepcifica el aporte calórico de cada “junk dish“, sea vegetal o no… Algo es algo.

Otra de las cosas que más me sorprendió en este viaje fueron los menús con conteado calórico en los pubs populares —qué pena que tengan tan poco de consciente—, donde sin duda no llegan los turistas, y que también ofrecen versiones vegetarianas y veganas de platos de pub típicos que, aunque nada saludables ni recomendables, han puesto un acento en  advertir al consumidor de los excesos. Señal clara que las autoridades de la salud empiezan a preocuparse por los casos cada vez más comunes de sobrepeso y obesidad. Genial que al menos se les haya ocurrido esta técnica para avisar dónde están las sobredosis calóricas en la comida basura, generalmente, en grasas saturadas enranciadas y azúcares añadidos. Pero lo más notorio, al menos para mí, fue que en todos los locales te ofrecen agua e incluso agua infusionada con piel de pepino o con rodajas de limón, gratis. Bien, habrá que hidratarse —sobre todo teniendo en cuenta la manera de beber descontrolada típica de estas tierras después del trabajo—, ahora ya no hay excusas.

Green Smoohty en Sky Garden

Un green smoothie en la Darwin Brasserie en Sky Garden, un placer sin culpa y, literalmente, en las puertas del cielo.

Para los amantes del porridge, esta versión con quínoa de la Darwin Brasserie es un winner. Lleva quinoa, leche de coco, arándanos, plátano y canela con sirope de arce. La sirven calentita.

Para los amantes del porridge, esta versión con quínua de la Darwin Brasserie es un winner. Lleva quínua, leche de coco, arándanos, plátano y canela con sirope de arce. La sirven calentita.

Una de mis mejores experiencias esta vez fue visitiar Sky Garden y desayunar un súper batido verde en su Darwin Brasserie. Un lujazo añadido pasear por los jardines interiores de este rascacielos en la City desde donde puedes disfrutar de un panorama de 360º sobre la ciudad y, mejor aún, comer alimentos de verdad si te apetece.

Pero aún hay un “todavía mejor”, y es que estos cambios no están sólo en la capital de UK, sino en otros muchos lugares. Esta vez, aprovechando mi mini escapada estival, decidí visitar Canterbury y, oh my!, había unos cuantos lugares con sorpresas esperando.

Burgate Coffee House

Después de un par de horas de viaje en tren más una caminata y en ayunas, una leche de almendras sin endulzantes recién hecha en el humilde Burgate Coffee House es un regalo del cielo; digestiva, saciante, alcalinizante, hidratante, remineralizante, calmante… OMG, ¿qué más se puede pedir? Solamente que salga el sol, ¿no?

Desde el sencillo Burgate Coffee House al lado de la catedral con sus sandwich veganos —perlas raras entre otras ofertas nada veggie— y su leche de almendra cold–pressed del día, hasta Kitch, un pequeño restaurante con muchas opciones orgánicas y “saludables” para todos. Bueno, ya sabes que en mi caso “para todos” no es algo que necesariamente me solucione el dilema de comer para alimentarme, pero al menos facilita el poder picar algo en grupo cada uno con sus dietas y sus gustos. Reconozco que tras marear a la camarera —afortunada o desafortunadamente, como de costumbre—, conseguí comer de lo mejor, aunque no todos los ingredientes fuesen crudos. Eso sí, un 11 para el servicio, je, je, que me soportó tantos cambios en el plato que al final no se parecía en nada al original, excepto en los falafel de boniato. Siempre me tocan estos camareros/-as divinos/-as… A veces escucho cómo se quejan otros “veggie eaters” de lo mal que los atienden en muchos restaurantes; ¿será casualidad? o ¿será causalidad? Me inclino por lo segundo, una sonrisa y un “por favor, ¿podemos hacer algún cambio?” no pueden sentar mal a nadie, ¿no crees?

Green Smoothie at Kitch, Canterbury

En Kitch, en Canterbury. El smoothie recién hecho del día no sólo es nutritivo, sino maravilloso; poco dulce y refrescante con un toque de menta, espinacas, mango y limón. El servicio, fantástico; y el lugar, en una antigua casa Tudor en la avenida principal, luminoso, sencillo y bien cuidado; muy acogedor.

My lunch, en Kitch en Canterbury. Me encanta el rebozado del aguacate, y los faláfel de boniato eran muy sencillos pero deliciosos. Para mí, un 10 este plato, aunque no me pude salir con la mía y comer todo crudito... un día es un día, y una excepción una excepeción.

My lunch en Kitch, Canterbury. Me encanta el rebozado del aguacate, y los faláfel de boniato eran muy sencillos, aromáticos, especiados por fuera y deliciosos. Para mí, un 10 para este plato humilde cargado de nutrientes, aunque no me pude salir con la mía y comer todo crudito… un día es un día, y una excepción, una excepción.

Raw bliss blass to take away

La ensalada en Kitch fue realmente saciante, no nos cabía nada más. Pero como tampoco nos queríamos quedar sin postres, me pusieron estas raw bliss balls en su cajita listas para llevar. La base es de dátil y cacao en todas, con variaciones de nueces, anacardos, coco y extra de cacao. Deliciosas y very rich… sin hambre para el resto del día.

Menos suerte tuve en la visita a Whitstable, un precioso pueblito en la costa que se enorgullece por ser capital de la ostra —not for me, thanks! Allí, las únicas cosas que me parecieron nutritivas y naturales fueron los rallitos de sol, la lluvia, el aroma del mar y la fresca brisa marina. Otro año será.

Whitstable

En Whitstable, un pueblito costero bañado por el Mar del Norte. La brisa marina es brava y el sol tenue es siempre bienvenido.

Definitivamente, en UK, para comer alimentos vivos en lugares públicos, Londres es el lugar. Mis sitios favoritos, sin duda, The Pharmacy y Nama Foods, los dos restaurantes se encuentran en Notting Hill; aunque hay innumerables sitios esparcidos por la ciudad, sobre todo por Soho y la zona de Covent Garden. Por The Pharmacy sentía curiosidad, es un restaurante reciente con oferta diversa, aires gourmet y opción omnívora, vegetariana, vegana y raw vegan, y a Nama Foods —vegano y raw—tenía muchas ganas de volver, ya que hace muy poco empezó a colaborar con sus dulces increíbles Amy Levin, chocolatier raw food con la que he tenido el honor de formarme en el arte del raw chocolate.

Esta ensalada viva con una salsa de remolacha deliciosa, brotes, germinados, semillas activadas y crackers de semillas es una de las delicias que encontraréis en la carta del restaurant The Pharmacy, en Notting Hill. Ojalá todas las farmacias fuesen como ésta...

Esta ensalada viva con una salsa de remolacha deliciosa, brotes, germinados, semillas activadas y crackers de semillas es una de las delicias que encontraréis en la carta del restaurante The Pharmacy, en Notting Hill. Ojalá todas las farmacias fuesen como ésta…

Ir con amigos a degustar estas maravillas es una ventaja. Lo ideal es conseguir que cada uno pida una cosa diferente —me pasa a menudo que quiere pedir lo mismo que yo, ja—, y compartir. De las delicias que probamos en Nama Foods (Blueberries raw pie, Red velvet cake, Hazelnut chocolate and caramel cake, Chocolate submarine) éste es sin duda mi favorito, el pastel de avellanas, chocolate y caramelo salado, receta y elaboración de la chocolatier Amy Levin.

Ir con amigos a degustar estas maravillas es una ventaja. Lo ideal es conseguir que cada uno pida una cosa diferente —me pasa a menudo que mis amigos quieren pedir lo mismo que yo, ja, ja—, y compartir. De las delicias que probamos en Nama Foods (Blueberries cheese raw pie, Red velvet cake, Hazelnut chocolate and caramel cake, Chocolate submarine) éste es sin duda mi favorita, el pastel de avellanas, chocolate y caramelo salado, receta y elaboración de la chocolatier Amy Levin.

En los viajes cortos uno tiene el tiempo que tiene y no puede probar de todo, ¿verdad? Y se pierde la oportunidad de visitar tantos lugares como querría. Aunque yo me resisto a esta idea, y tengo una táctica que me divierte y que confunde tanto a acompañantes como al servicio. Consiste en comer en un lugar y tomar el postre en otro. En el primer lugar se quedan confundidos porque uno no quiere degustar lo que todos anhelan, el dulce después de la comida. En el otro lugar se extrañan que uno no quiera comer nada excepto el postre. Pero ya os digo, es una táctica muy efectiva si lo que quieres hacer es investigar y degustar; y siempre funciona, como dice un dicho de donde soy “pagant, Sant Pere canta” (trad.: “pagando, San Pedro canta”). Eso, o tengo la suerte de estar rodeada de gente magnífica que me acompaña feliz con mis “caprichos”. Gracias, gracias, gracias Universo por haber salpicado de seres maravillosos mi camino.

Si estás por el barrio de Marylebone, el diminuto café Paul Rothe and Son, con estanterías infinitas a rebosar de botecitos preciosos de mermeladas —con mucho azúcar blanco…—, compotas, jaleas y otras conservas es un lugar precioso para hacer una pausa. No hace falta comer para tomar un té. En verano también ofrecen bebidas bien frías y, en invierno, sopas bien calientes; la de tomate con albahaca es bien rica y completely veggie.

En el diminuto café Paul Rothe and Son encontarás la más variada carta de sandwiches vegetales, vegetarianos y veganos. Orgullosos de su amplia gama de tés, mermeladas y buen café. Si eres de tostadas con mermeladas, aquí en vez de mantequillas las puedes tomar con mantequilla de cacahuete. Bueno, no es lo mejor, pero muestran una sensibilidad a las personas que quieren vivir sin contribuir al sufrimiento animal.

En el diminuto café Paul Rothe and Son encontarás la más variada carta de sandwiches vegetales, vegetarianos y veganos. Orgullosos de su amplia gama de tés, mermeladas y buen café. Si eres de tostadas con mermeladas, aquí, en vez de con mantequillas las puedes tomar con mantequilla de cacahuete. Bueno, no es lo mejor, pero muestran una sensibilidad hacia las personas que quieren vivir sin contribuir con el  sufrimiento animal.

Aquí encontrarás todos los tés que te puedas imaginar y todo el producto, aunque not my cup of tea, es de primera calidad. Si comes pan, tienen unos bocadillos que se ven golosos. Lo mejor, una amplia gama de vegetarian sandwiches de lo más excéntrica. Si no conoces el Marmite (un untable típico inglés fermentado por el que sólo se puede sentir odio o amor total, tan especial es), igual te apetece un bocadillo de Marmite y pepino. Aunque tienen bocatas tan simpáticos como los sandwiches  de ensalada de hoja (con extra de pepino y tomate), o los de ensalada de patata, de coleslaw (la versión inglesa del chucrut, que se hace con col lombarda y mayonesa, I love it!), de tomate fresco o tomate seco en aceite de oliva y paté de aceitunas, de alcachofas… No lo sé porque no probé, pero apuesto a que no les importa “servirte un bocadillo sin pan”, seguro que les hace hasta gracia. El servicio, los dueños del local son parte de él, es de lo más atento y agradable; y el local, aunque tan pequeñito, es muy acogedor.

Lo que me decepcionó en este viaje fue The Mae Deli, el restaurante abierto por la conocida blogger Ella Woodward en un vecindario bastante high class: un local con decorado un poco cursi, very ladylike, donde tienes la opción de comer una selección de platos de una especie de buffet del día ya preparado de donde puedes elegir un número de platos. Las chicas de la barra, muy agradables, emplatan sin mucha gracia; y al final uno acaba con un plato combinado que se parece más al rancho militar que a las delicias que publica Ella en su blog y en sus libros, mala anticipación del nombre del local; de “Deli”, poco, poco.

Mae Deli

El plato del día en Mae Deli, con zumo envasado cold-pressed. La comida estaba okay, pero aún así me desilusionó, por no hablar del terrible emplatado a golpe de cucharón.

Para acompañar, zumos envasados y unas recetas un tanto predecibles. Lo curioso, el local lleno de chicas que parecen haberse ido a vestir a las mismas tiendas, haberse formado en los mismos colegios y que hablaban entre ellas de la experiencia de su última detox. En fin, las modas son las modas…

Éstas son sólo unas pinceladas sobre el cambio de oferta en la restauración e incluso en los hábitos de alimentación de muchos que observé en mi útlimo viaje a Londres; lo genial es que hay ya muchas más opciones para comer orgánico, vegetal y vivo; la semilla está plantada y el tiempo para que brote y crezca ya ha empezado a correr. Sin duda, el cambio ha llegado para quedarse.

NOTA (13 de octubre de 2016): Una seguidora me comenta que tengo que ir a otros dos lugares raw food en Londres que parecen ser lo más. No lo sé aún, porque aún no he vuelto, pero son éstos de aquí, por lo que pueda acontecer… Tanya’s Cafe y Wild Food Cafe, tienen muy buena pinta.

2 comentarios

  1. Me encanto tu blog, he leído casi todo. Es uno d elos blogs mas interesantes por tu sencillez y humildad al describir todo lo que ives. El proximo 2018 asistir a uno de tus talleres te lo prometo. Tengo 3 anos siendo vegetariana, y me siento super, pero estoy en el proceso de aprender lo que sea necesario para convertirme en vagan!.Gracias.

    • Gracias, Magda!
      Te felicito por tu decisión, ya verás que sólo te va a traer alegrías. Yo, feliz de poder ayudarte desde la humildad de mi blog y mis publicaciones.
      Un abrazo,
      Consol

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *