Dulces sin culpa, Recetas
Deja un comentario

Tortel de Reyes frutariano

Tortel de Reyes

Hace días que quiero compartir esta receta, que ha sido mi receta para el tortell de Reyes de este año 2014.

El año pasado preparé este otro tortel o rawscón que requiere más tiempo y cierta habilidad y es mucho más denso. Estaba exquisito, la verdad, y lo que tenía que durar varios días simplemente desapareció en cuestión de minutos. No digas que no te he avisado. 🙂

Rawscón de Reyes

Este año, en vez de un tortel más denso, me apetecía preparar algo ligero. Y como muchas veces me comentáis que os gustan las recetas  rápidas y sencillas para incluir en el día a día, aquí os traigo la receta. A mí me apasiona preparar y reinventar platos, y no me importa dedicarle a la cocina más tiempo de lo que en el fondo sería necesario para nutrirse correctamente. Pero no todo el mundo es como yo —afortunadamente, ¡ha!—, así que para aquéllos que queréis una cocina fácil, saludable, nutritiva y sin dejar de sorprender y disfrutar —que en el fondo somos todos— os dejo esta receta súper nutritiva y jugosa para que hagáis un tortel  frutariano indivual que bien puedes servir el Día de Reyes o cualquier otro día.

Tortell de Reyes

Tiempo de preparación: 15 min. Tiempo de cocción: no necesita. Listo en: 15 min.
Para dos personas

Ingredientes

1/2 piña madura, pelada
1/2 limón, el zumo
1 mango maduro, sólo la pulpa cortada a trocitos
80 gr. de manteca de cacao, derretida al baño María
1 puñado de anacardos crudos, troceados
grosellas y arándanos, al gusto
1 c. pequeña de coco rallado, almendra cruda molida o semillas de sésamo blanco

Método de preparación

Colocar el mango, la manteca de cacao y los anacardos en una batidora de vaso y batir hasta obtener una crema muy suave. Colocar en una manga pastelera —yo he utilizado también una boquilla de estrella ancha— y reservar en la nevera unos 15 minutos para que la crema adquiera consistencia.

Mientras, corta la piña a rodajas bien finas, de unos 5 mm; necesitaremos sólo cuatro rodajas para dos personas.

Bañar la piña con el zumo de limón y reservar.

Para emplatar, coloca una rodaja de piña en el plato. Utiliza la manga pastelera para rellenar con parte de la crema de mango y cubre la crema con la otra rodaja de piña. Decorar con tres estrellas o tres porciones de crema de mango y una grosella por cada estrella de crema. Espolvorear sobre la piña con el coco rallado, la almendra molida o las semillas de sésamo blanco y los arándanos.

Repetir con las otras rodajas de piña y servir.

¡Bon appétit!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *