Panes. Crackers y galletas, Quesos vegetales
comentarios 6

Happy crackers con queso de cochayuyo

Happy crackers

Hoy te dejo una receta doble para elaborar unos crackers crujientes y súper nutritivos con un cremoso queso fermentado que nos nutrirá con los beneficios de los probióticos y mucho más.

Puedes preparar los crackers con antelación y guardarlos en un recipiente con cierre hermético durante meses. Son ideales para untar con patés, dips, aguacate chafado o guacamole y, lo mejor, con quesos vegetales fermentados.

También puedes utilizar la base de la crema de queso de la receta de hoy y hacer variaciones añadiendo hierbas aromáticas, ciboulette o fruta seca al gusto; el resultado es siempre impresionante.

Para los happy crackers

Tiempo de preparación: 10 min. Tiempo de cocción: no necesita. Listo en: 6–8 h.
Para 18 ó 20 crackers

Ingredientes

4 remolachas medianas, ralladas o la pulpa
2 tazas de germinados de lino, recién molidos
2 tazas de arroz germinado, recién molido
1 taza de trigo sarraceno germinado, recién molido
2 c. soperas de tamari
2 c. soperas de aceite de oliva, de primera presión en frío

Método de preparación

Combinar todos los ingredientes en un bol y mezclar bien con la ayuda de una espátula o cuchara de madera hasta obtener una masa homogénea y moldeable.
Sobre un rectángulo de papel de hornear, extender la masa con una espátula hasta formar una plancha de unos 5 mm de grosor. Cortar la masa  en rectángulos con el borde de una espátula fina formando ya los crackers, colocar en las bandejas del deshidratador y deshidratar a 42 °C de 6 a 8 horas o hasta que estén crujientes. Si no tienes deshidratador, puedes utilizar el horno a 50 °C y la puerta entreabierta.

Para el queso de cochayuyo

Tiempo de preparación: 5 min. Tiempo de cocción: no necesita. Listo en: 24 h.

Ingredientes

250 gr de semillas de girasol, remojadas durante la noche
1 taza de kéfir de coco
1/2 limón, el zumo
1 c. sopera de levadura nutricional (opcional)
1/2 c. pequeña de ajo en polvo
1 c. sopera de miso blanco (opcional)
2 c. soperas de alga cochayuyo, cortada a trocitos

Método de preparación

Lavar bien las semillas de girasol que han estado en remojo durante la noche y escurrir. Colocar en una batidora de vaso junto con el kéfir de coco (si no tienes kéfir de coco, puedes usar leche de coco u otra leche vegetal casera) y batir hasta obtener una mousse suave y sin grumos.
Añadir el resto de ingredientes menos la alga cochayuyo y batir de nuevo hasta obtener una consistencia cremosa y sin grumos.
Colocar la mousse de queso en un recipiente de cristal con tapa, añadir el cochayuyo y mezclar con una cuchara de madera. Tapar con una gasa de algodón y dejar reposar a temperatura ambiente durante 24 horas para que el queso fermente de manera suave. Después de la fermentación, tapar y reservar en la nevera al menos una hora antes de servir.
Este queso se puede guardar en la nevera durante semanas, la vitamina E del kéfir y la de la propia fermentación ayuda a conservar sus propiedades y, al mismo tiempo, es un probiótico esencial y nutritivo para incluir de forma sencilla en tu dieta. A medida que el tiempo pase, irá aumentando la intensidad del sabor y la textura se hará más firme.

A la hora de servir, puedes decorar con brotes. En la fotografía, brotes de lino y albahaca.

¡Bon appétit!

Entradas relacionadas

Si te interesa ver más recetas de quesos vegetales clica aquí.

6 comentarios

  1. Roser dice

    Me encanta todo lo que pusiste, me puedes explicar lo del kéfir de coco?
    Gracias.
    También estoy interesada en el kéfir de agua u otros que no sean con leche de vaca. ¿Me puedes orientar?

    • Consol @ www.kijimunas-kitchen.net dice

      Hola, Roser,

      gracias por tu comentario. Fantástico que te gusten las recetas.

      Para el kéfir de coco utilizo el mismo cultivo que para el kéfir de leche. Crece más lento, lo cual es una ventaja más que una desventaja.

      El kéfir de agua también lo puedes utilizar para la leche de coco, tal cual. Hay quien prepara unas bebidas gaseosas con fruta y mucho azúcar usando kéfir de agua. Yo hace muchos años que no uso azúcar, acidifica mucho la sangre; y un medio ácido es un medio ideal para las enfermedades degenerativas e inflamatorias.

      Saludos,

      Consol

    • Consol @ www.kijimunas-kitchen.net dice

      Qué bien que te animes. Los quesos crudiveganos no son sólo fáciles, sino deliciosos…

      Eso sí, cualquier grasa —aunque sea vegetal— que sea con moderación para no sobrecargar al hígado.

      Un abrazo,

      K

  2. Alejandra dice

    Hola Consol,

    tengo una duda, el lino y el arroz germinado cuando dice que hay que añadirlo molido ¿lo has activado y deshidratado antes?

    gracias

    • Hola, Alejandra,

      deshidratar no hace falta para moler. Pero a veces nos va muy bien trabajar con cantidades grandes y deshidratar para no estar siempre ocupados con los remojos.
      Tú decides. En esta receta es sin deshidratar, pero si los tienes deshidratados, tendrás que añadir un pelín extra de agua.

      Un abrazo,
      Consol

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *