Dulces sin culpa

Agujeritos de donuts

Si hay algún dulce que me parezca simpático, son esos buñuelos que se preparan con la masa que sobra del centro de los donuts. No es que los consuma, de hecho, nunca los he probado; pero siento simpatía por esas bolitas hinchadas y esponjosas que resultan de freir el centro de un bollo circular.

Personalmente este tipo de bollería me deja bastante indiferente, prefiero un millón de veces el dulce de los alimentos tal cual. La verdad es que tengo mucha suerte, porque tanto la harina industrial, como los cereales con gluten, como los azúcares refinados y los refinados en general crean adicción. Sí, sí, incluso los cereales integrales pueden crear una gran adicción; por eso muchas personas sufren cuando quieren llevar una alimentación más saludable, porque puede ser que pasen por etapas donde se manifiesta “el mono” de los cereales típicos de los panificables y sólo piensen en panes y bollos.

De manera natural los granos de los cereales, especialmente los cereales con gluten, contienen sustancias opiáceas responsables de la adicción a los panificados y otros preparados farináceos (pasta, repostería, cereales de desayuno…); también generan apatía, lentitud y adormecimiento al consumirlos y, a nivel intestinal, favorecen el estreñimiento e incrementan la permeabilidad que favorece procesos inflamatorios. No me extenderé más en este punto, ya sabes que podría estar horas hablando sobre los efectos de los alimentos en la salud. Pero no me quiero ir por las ramas, que hoy lo que toca es escribir esta receta para que te prepares uno de los dulces más ricos, ligeros y saludables que puedas probar. Aunque si te interesa el tema, lo desarrollo muy extensamente, con más detalles y citando fuentes y estudios contrastados en mi libro Raw Food Anti–aging.

Bueno, en la entrada de hoy te dejo esta idea para que prepares tus propios agujeritos de donuts con… ¡zanahorias! Sí, sí, sí. Estos de la foto son de zanahoria, y están deliciosos, y sin frutos secos ni semillas, ni refinados, ni tan sólo cocción. Son ideales para la época del año en la que estamos, ya que las raíces tienen un efecto termogénico al consumirlas, nos ayudan a generar calor de manera natural. También nos dan energía sostenida a lo largo del día, y tienen un efecto saciante, con lo que podrían ayudar en las dietas de aquellas personas que necesiten perder peso. El resto de beneficios, ya los conocemos, ¿verdad? Sus carotenos nos ayudan a mantener la salud de piel, cabello y uñas; fortalecen la vista y son muy antioxidantes.

Agujeritos de donut

¿Y el rebozado blanco que parece azúcar glass? Sí, seguro que te lo debes estar preguntando. Bueno, pues este rebozado blanco está hecho con uno de mis productos favoritos de Salud Viva, y es una solución sencilla, nutritiva, saludable, deliciosa y bella para cuando quiera glassear mis dulces. Es leche de coco en polvo, un producto muy puro; no contiene maltodextrina, que se suele añadir a otras leches en polvo para que se mezclen de manera homogénea al poner una cucharada en cualquier líquido. Uy, para mí, maltodextrina no, por favor. La maltodextrina, digan lo que digan de su procedencia, la puedes encontrar eco, la prefiero tener en la lista de los comestibles nocivos ya que es un potente inflamatorio intestinal, para los sitemas digestivos delicados sobre todo. Si quieres cuidarte por dentro, ten cuidado con las leches vegetales que venden ya preparadas; lee las etiquetas y verás que no todas son tan buenas como parecen.

En todo caso, la que he utilizado para rebozar los agujeritos de donuts, es la bomba. Suave, suave y sedosa. Dulce pero sin exagerar, y con un punto graso muy agradable, ya que se prepara a partir de la pulpa y el agua del coco, y tiene ese dulzor típico que recuerda a este fruto.

No olvidemos que no nos hace falta incluir productos sucios en nuestra dieta. Y esta receta que te dejo ahora mismo es prueba de ello. Saludable, deliciosa y muy sencilla de preparar. Te va a encantar.

Agujeritos de donut

Ingredientes
Para 15 unidades

Para los agujeritos
400 g de zanahoria
300 g de moras blancas deshidratadas
1 C de canela en polvo
1 C de jengibre en polvo
1 c de vainilla en polvo
1 C de azúcar de coco (opcional)
1 C de harina de coco
1 C de leche de coco en polvo
1 c de ralladura de limón

Para el rebozado
1/2 T de leche de coco en polvo

Método de preparación

Lavar las zanahorias y limpiar la piel con un cepillo de cerdas naturales para cepillar verduras. De esta manera no la eliminamos por completo, la piel de las raíces es mucho más nutritiva que su pulpa, conviene que no la eliminemos. Eso sí, tiene un ligero sabor amargo; pero recuerda que es muy nutritiva y tiene propiedades cicatrizantes, merece la pena esa nota amarguita aunque se trate de un dulce.

Triturar las zanahorias en un procesador de cocina y triturar muy finitas, añadir las moras blancas y triturar muy bien junto a las zanahorias hasta obtener una mezcla homogénea.

Mezclar ahora todos los ingredientes para la masa en un bol y mezclar muy bien con la ayuda de una espátula hasta obtener una masa modelable.

Dividir esta masa en 15 porciones y dar forma de bolitas.

Colocar la leche de coco en polvo en un bol y rebozar cada bolita hasta cubrirla. Debería sobrar la mitad de la leche de coco, la reservamos. En este punto, ya las podrías servir y comer. Pero la receta se puede mejorar, ¿sigamos?

Colocar las bolitas rebozadas en leche de coco en las láminas del deshidratador y deshidratar durante 4 horas a 38 ºC. También puedes utilizar el horno a la temperatura más baja, especialmente si es un horno con ventilador y temperatura controlada, aunque no es lo mismo, seguro que está delicioso y es muy sanito.

Una vez transcurridas las 4 horas de deshidratación, volver a rebozar las bolitas utilizando la leche de coco en polvo que habías reservado.

Listos los agujeritos de donut para servir y disfrutar. Los puedes servir tal cual o añadir algún topping al gusto, en mi caso yo los espolovoreé con nueces de Brasil laminadas bien finitas.

Bon apéttit!

8 comentarios

  1. Mercedes dice

    Imagino que habrá que procesar las zanahorias con las moras deshidrata y demás, no??? Es que no pone nada solo que mezcle en un bol. Gracias

    • Gracias, Mercedes,

      mira que se me olvidó escribir la parte más básica. Qué desastre, ja, ja, ja.

      Ya está todo corregido.

      Un abrazo y gracias por ayudarme, no me lo puedo creer aún que se me haya olvidado.

      Muas!
      Consol

  2. María Jesús dice

    Se me hace la boca agua sólo de verlos, me encanta el coco y con el resto de los ingredientes debe ser una combinación deliciosa, unos bocaditos exquisitos para nuestro paladar y también para sorprender a nuestros invitados, muchísimas gracias Consol por tu generosidad en compartirla. Un abrazo.

    • Gracias a tí, María Jesús, por este mensaje tan bonito.

      Sí, estoy de acuerdo, el coco es la bomba, lo mires por donde lo mires…
      ¿Has probado la leche de coco en polvo? Eso es maravillosooooooo….

      Un abrazo,
      Consol

  3. Norma dice

    Hola
    Como tiene que estar la zanahoria, cruda,cocida…?

    • Hola, Norma,

      pues estás en el blog de una persona que no cocina nada con fuego 😀
      En mi caso, todo siempre crudo. En el tuyo, tú eliges.

      Un abrazo,
      Consol

  4. Tengo ganas de probarlas!! Gracias Consol!!

    Tengo dos dudas, la primera) las zanahorias las trituramos? con un procesador? y… si lo hacemos al horno, también son 4 horas?

    Muchas gracias!!!
    muack
    xènia

    • Hola, Xènia,

      sí, con el triturador o ralladas también sirve.

      Pues en el horno, nunca es lo mismo. Yo no lo uso para deshidratar, ni para nada, de hecho. Prueba a ver qué tal 4, aunque sospecho que serán más.

      Un beso,
      Consol