Entrantes, Platos principales
Deja un comentario

Pudding de fresones y algas

strawberry-pudding

La receta que hoy propongo es un pudding de gelatina de algas, fresones, arándanos y frambuesas. Lo puedes preparar como parte de una ensalada, acompañado de espinacas baby sazonadas con semillas de amapolas y un chorrito de aceite de oliva, o como postre si lo endulzas al gusto añadiendo unas hojas de estevia a la receta.

La primavera ya es oficial, así que ya podemos empezar a cocinar platos más ligeros y más refrescantes, con un toque de yin.

Esta receta es, además, un estímulo obvio para los sentidos, su color intenso no pasa desapercibido y la interesante mezcla de texturas y sabores ácidos y suaves de las frutas y las algas son un regalo al paladar.

Tiempo de preparación: 15 min. Tiempo de cocción: 10 min. Listo en: 1h 30 min
Para 6 personas

Ingredientes

2 tazas de fresones, arándanos y frambuesas
2 cucharadas de agar–agar
1 taza de agua de manantial
1/2 limón, el zumo
1 pellizquito de sal

Método de preparación

Cocinar la agar–agar con el agua y la sal en una cacerola cubierta, removiendo de ocasionalmente, durante unos 10 minutos o hasta que la agar–agar se disuelva. Apartar del fuego y añadir los frutos del bosque y el zumo de limón y mezclar homogéneamente. Servir la mezcla en flaneras pequeñas y reservar en la nevera 1 hora, hasta que el pudding esté firme.

Retirar de la nevera unos 20 minutos antes de servir para que el pudding esté casi a temperatura ambiente y acompañar con ensalda de espinacas baby sazonadas con semillas de amapolas y aceite de oliva.

Bon appétit!

Entradas relacionadas

El poder de las algas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *